domingo, 21 de abril de 2019

511.- LIBRO. AMOR DE MONSTRUO.


"Amor de monstruo" es un libro escrito por Katherine Dunn, una estadounidense de Portland, Oregón. Con una obra diversa, desde el periodismo a la poesía, pasando por sus expertas crónicas de boxeo.

El libro está cuidadosamente editado por Blackie Books.

Es una historia de amor, o varias historias de amor. De amores diferentes, extraños y bizarros. De todo aquello que ya vimos en la película de Tod Browning de 1932, La parada de los monstruos o Freaks. La película de Eduardo Casanova "Pieles" y la cuarta temporada de la serie "American Horror Stories", "Freak Show". Aquí podéis volver a leer lo que escribí sobre todo ello.

Katherine Dunn comenzó esta novela en 1979 y la publicó por primera vez en 1989. La primera edición en español fue en 1990 y ha sido en 2019, cuando ha vuelto a publicarse con una nueva traducción.
La novela está narrada en primera persona por Olympia Binewski, enana, jorobada y albina. Cuenta la historia de su familia, desarrollada en una feria en la que su padre y su madre, mostraban a sus hijos y posteriormente a sus nietos, todos con malformaciones que eran objeto de gran expectación y éxito de público. Malformaciones deseadas, admiradas y alabadas por los progenitores, considerándolas una bendición, y en el caso de que sus esfuerzos para lograrlas, a través de drogas y venenos, no tuvieran el efecto deseado, se entendía que el "normal" era el error. El show se incrementaba con otros personajes ajenos a la familia, pero con rarezas corporales que daban más interés al espectáculo.

La perpetuación de la aberración a través del incesto y la endogamia. La sublimación de cuerpos no normativos, el disparate antropomórfico como exaltación de la belleza, la locura , la venganza, los celos y el amor en todas sus facetas. El amor a los hijos e hijas, el amor al padre y a la madre, el amor fraterno y la amistad.

La secta disparatada, la adoración al jefe de los locos, el sexo desesperado, la amputación voluntaria porque sólo el cerebro es válido, aunque esté totalmente tarado.

En fin, que si con todo esto no os he asustado mucho y os van este tipo de lecturas de terror, morbo y dislate, pues poneros a ello. 

A la narradora, Olympia, se le llega a coger mucho cariño.

Y como datos curiosos, Tim Burton en 1990 intentó comprar los derechos para rodar la película, pero su proyecto no tuvo éxito. Kurt Cobain fue un gran admirador del libro.


Es un buen libro, raro y desagradable en muchos momentos. De forma sutil y brutal a la vez, nos hace empatizar con lo que rechazamos. 

En el fondo, ¿quiénes son los monstruos?

No hay comentarios: