jueves, 12 de julio de 2018

428.- NETFLIX, HBO, SERIES Y ORDEN.

No sé si a vosotras os pasa, pero desde que tengo Netflix y HBO, he visto muchas series, películas y documentales. Y a veces se me olvida lo que he visto o no, las temporadas, el número de capítulos y su duración, y si he publicado algún post sobre ello.

Tengo un cuaderno de apoyo a mi agenda, pero no es para ese uso exclusivo, y como mi vicio afición a la papelería me ha llevado a tener un montón de cuadernos y libretas sin usar, he decidido elegir una de ellas, que compré en Navidad en un "chino" del Carrer de Carders en Barcelona, para anotar de forma bonita y ordenada todo lo que voy viendo y publicando.

Me he inspirado en un diseño que vi en el Instagram de @myyellowjournal_ y que a su vez está inspirado en Pinterest.

  La libreta he decidido tunearla por fuera, os enseño fotografía del antes y del después.



Así voy poniendo un poquito de orden y dando uso a estas cosas bonitas que tengo algo de lado.

¿Vosotras sois de anotar las series, películas y libros que veis y leéis?


lunes, 9 de julio de 2018

427.- SERIES. EL CUENTO DE LA CRIADA. SEGUNDA TEMPORADA.


En diciembre de 2017 ya escribí aquí sobre la primera temporada de esta serie. Si ya en ese momento me impactó, esta segunda temporada ha seguido haciéndolo, de una manera dolorosa, llenándome de incertidumbre, de debilidad. 

Continúo pensando que la tibieza de muchas puede ser un factor importante en la pérdida de derechos, pero no somos culpables, no podemos ser víctimas y victimarias a la vez. Ya está bien de decir y pensar que somos las mujeres quienes perpetuamos el patriarcado y el machismo, porque no es así. 

Es el mismo patriarcado quien nos hace culpables de una situación que nos ahoga, que nos recorta derechos y que nos silencia. Y en el peor de los caso que nos mata. No exagero.

No haré spoiler, pero la serie no acaba en esta segunda temporada, y supongo que ello se debe al filón que sus productores han encontrado en la ingente cantidad de público que ha tenido. Mucho sufrimiento durante los veintidós capítulos de las dos temporadas. 

Público mayormente femenino, que se horroriza con la ficción, pero que me gustaría saber cuantas percibimos la proximidad de un desastre así. Desastre que comienza a darse con la legalidad en varios países de la maternidad subrogada, definición esta que no es más que un eufemismo para poner nombre a el alquiler del útero femenino, para satisfacer el deseo de ser madre o padre. Utilizando el cuerpo femenino como un recipiente y aprovechando la necesidad económica de muchas mujeres que no tienen ni pueden acceder a recursos básicos para sobrevivir ellas y sus familias.

La responsabilidad es de los estados que permiten esta aberración y que de esta forma, se desentienden del deber de ofrecer a las ciudadanas, recursos adecuados y suficientes para tener una vida que les permita ejercer los derechos que se reconocen en la Declaración Universal de Derechos Humanos. 

Y seguro que habrá quien considere que me pongo muy fatalista y que la serie no es más que una ficción, una distopía irrealizable (valga la redundancia), y que nadie sería capaz de permitir que algo así ocurriera.

Yo creo que se están dando pasos erróneos que nos acercan cada vez más al abismo de la sinrazón, a la desigualdad y a la cosificación de las mujeres y de otros colectivos mal llamados minoritarios. Y callamos.

Volviendo  a la serie. Habrá tercera temporada, aunque el material de Margaret Atwood ya se ha agotado. Grandes expectativas para una buena serie. Espero que los guionistas estén a la altura de la obra de Atwood.


miércoles, 4 de julio de 2018

426. SERIES. BAJO SOSPECHA.


Creo recordar que ya he dicho aquí que a mi, las series españolas no me gustan, como tampoco me gusta el cine español. Pero como en todo, siempre hay excepciones. 

Seguro que este comentario va a resultar desafortunado para muchas, pero así lo siento y así lo escribo.

La serie que me acabo de meter entre ojo y ojo es "Bajo sospecha". Una serie policíaca, con dos temporadas de ocho y diez capítulos cada una.

Cada temporada trata de un caso diferente, se mantiene la intriga y no es fácil descubrir quien es el malo hasta el final.

Es de esas series que te pones a ver y te engancha, una especie de Cluedo televisivo, repleta de actores y actrices conocidos.

Guiones que evocan casos reales recientes. Situaciones inverosímiles y escenas que de tan forzadas rozan la comicidad.

Y a mi una de las cosas que me han mantenido delante del portátil, bueno, más que cosa persona, es uno de los actores protagonistas, Lluis Homar. Que me encanta mucho. Mucho. Catalán y muy del rollo de Francesc Orella, Merlí.



Ver esta serie es como leer una novela tipo "La chica del tren", que puedes vivir sin leerla, pero que si la lees al borde de una piscina o en la orilla del mar, en verano, con una cervecita y unas olivas a mano, te va a sentar divinamente.

Pasar el rato con cierta intriga y con algunas risas en errores garrafales que no dejan de ser hilarantes. También tiene sus puntitos de humor esporádicos y dos policías apellidados Chillida y Botero.

Tema aparte es la interpretación de Blanca Romero, muy hierática ella, todo el rato.


En fin y resumiendo, que se deja ver. Pero que si no la veis, pues no pasa nada.






jueves, 28 de junio de 2018

425.- ORGULLO LGTBIQ 2018.



Un año más y así seguiremos, porque este día, que conmemora los sucesos ocurridos en 1969 en el pub Stonewall Inn de Nueva York, es el elegido para reivindicar la desigualdad que existe entre personas heterosexuales y cisexuales frente a personas homosexuales, intersexuales, bisexuales, transexuales, transgenero y queer.

Hay más de setenta países en el mundo, en los que está penada la homosexualidad, y en ocho de ellos con la muerte.

Para quien no entiende el porqué de este día de reivindicación, que se pare a pensar cuantas veces le han despedido de un trabajo por ser heterosexual, o le han invitado a salir de un bar por lo mismo.

Tenemos una legislación muy avanzada en derechos, pero la población no está formada para entender la diversidad.

Este fin de semana se celebrarán manifestaciones más o menos festivas en las que lo de menos es la pluma y el color, lo realmente importante es que todas las personas que pertenecemos a estos colectivos podemos salir a la calle como un acto político y reivindicativo. Tenemos la suerte de poder hacerlo y debemos aprovecharla y valorarla.

Y por supuesto, sin olvidar a todas las personas que ya no están y que lucharon por alcanzar los derechos de los que hoy podemos disfrutar. A ellas les debemos el continuar ese trabajo de visibilización, normalización, concienciación y empoderamiento.

Feliz, político y reivindicativo Orgullo LGTBIQ.




sábado, 23 de junio de 2018

424.- SERIES. STRANGER THINGS. SEGUNDA TEMPORADA.


Vi la primera temporada en 2016, y parece que fue ayer, y no lo digo por la pervivencia en mi memoria de la serie, sino porque no pensaba que había pasado tanto tiempo y me he dado cuenta ahora, comprobando la fecha de este post.

Acabo de terminar de ver la segunda temporada, y la he visto por y con mucha curiosidad.

Esta serie se ha convertido en un fenómeno de culto friki, que me sorprende y no me desagrada. 

En Barcelona se han llevado a cabo exposiciones y eventos de actividades relacionadas con la serie, a las que han acudido chicos y chicas muy jóvenes, movidos por su pasión por esta serie que, aunque a mí me gusta más menos que más, no puedo negar que se está convirtiendo en un fenómeno que une y reúne a sus adeptos y adeptas y que mientras se dedican a esto no hacen otras cosas que podrían resultarles perjudiciales.

En serio, bienvenidas sean las distracciones sanas, las que crean espíritu de trabajo en equipo, las que divierten utilizando la cooperación y la solidaridad.

Tengo que admitir que esta segunda temporada me ha gustado un poquito más que la primera, y que cuando estrenen la tercera, la voy a ver.

Y sin ánimo de hacer spoiler, la escena del baile del último capítulo es tan tierna...
  
Si no tenéis plan de fin de semana, es una buena opción.

Y de paso os deseo un feliz weekend, para quienes estamos en Las Palmas de Gran Canaria, el lunes es festivo. Jejeje.

viernes, 22 de junio de 2018

423.- ¡HOLI VERANI!


Si, ¡holi verani!, agitando la mano rapidito, como saludando con miedo y desconfianza y con el tono de voz de niñata tontita.

Porque como escribo todos los años por estas fechas, me horroriza el calor, ya lo expliqué aquí , y aún está por llegar lo peor, que se alargará hasta octubre.

Pronto os acordaréis de como os quejabais del frío, de las mantitas del sofá, de las maravillosas medias y de los guantes de piel, entre otras cosas maravillosas que nos acompañan durante el corto otoño y el breve invierno.

E insisto, que digáis lo que digáis, el verano es una tortura, una ordinariez y una estupidez. Evidentemente, no la estación en sí misma, sino todo lo que lleva asociado.

Y me repito y ratifico. Playas abarrotadas, ropa fea, olor a sudor, pelos encrespados y resecos por el salitre, el cloro y el sol, mala comida en los chiringuitos, mayonesas con salmonela, gazpachos avinagrados y legiones de turistas patrios y foráneos llenándolo todo de olor a bronceador.

Yo sólo os puedo desear que lo llevéis lo mejor posible, que cuidado con las chanclas, las camisetas de tirantes y los mini shorts. Mucha hidratación y protección.

Feliz verano a pesar de todo ello.





jueves, 21 de junio de 2018

422.- EL COMPLEMENTO PERFECTO.


Pues por cambiar un poquito bastante  y pasar de lo triste y serio, a lo lúdico, divertido, trivial y fútil.

Voy a opinar, quizás profanamente, sobre cual es el complemento perfecto y que siempre nos ayuda a ir con un look actual, colorido y chic (¿o era cool?).

Por supuesto, todo ello detrás de los zapatos y el bolso.

De lo que hablo, es de los pañuelos, pañuelos para poner en la cabeza o en el cuello, mejor de seda y ahora los que más me gustan son los estampados, y también este que os enseño y que ha sido mi regalo por el día de las madres.

Estoy encantada con él, tiene cierto rollito pop-art, y colores tan vivos y alegres que lo puedo llevar con todo.

Por supuesto es de seda, y de una marca de la que nunca había tenido nada, Bimba y Lola.

 El caso es que ahora es mío y estoy pensando si hacerme un cuadro con él, ya que es muy grande, cuadrado y debe tener más de un metro de lado.

Ahhhh, y una cosita, no confundamos los pañuelos con aquellas cosas llamadas erróneamente pashminas ni con los foulards, que son esos trapillos que no se os ocurra llevar a la BBC (bodas, bautizos y comuniones).

Bueno, pues ahora me comentáis si os gustan los pañuelos y este en concreto.

Y gracias a M. por elegir siempre tan bien.