martes, 13 de noviembre de 2018

475.- HORNEANDO.

Llevo sin publicar desde el sábado tres de noviembre, y tengo una razón, no de peso sino de calor.

Mi hija me ha regalado un horno, ese utensilio imprescindible, que en esta estancia provisional no tenía.

Así que he estado ocupadísima sacándole mucho partido, y haciendo aquello que sé que ha sido el principal motivo de este regalo, y es animarme y propiciar momentos de inspiración culinaria y así estar ocupada en cosas prosaicas, pero mucho más interesantes que recrearme en la tristeza.

El horno y este post me recuerdan mucho a Aroa, de Instagram, ya sabe ella porqué.

Y como llevo todos estos días experimentando con nuevas recetas, sobre todo de pan y elaborando otras que ya eran un clásico en mi recetario personal, quiero mostraros todo lo que he hecho.

Si alguien está interesada en conocer la receta de alguna de estas cosas ricas, no tiene más que preguntar.

Para preparar prácticamente todo lo que os enseño, he utilizado como pinche de cocina, la nueva Thermomix, que es la octava maravilla del mundo culinario. Ya solo me falta la CrockPot. Que llegará para completar el tándem.

Aquí tenéis una quiche de espinacas con queso y jamón.


Esta es otra quiche, en proceso, de puerros y langostinos. Las quiches son fáciles de hacer, y de la masa brisa o quebrada se ocupa la Thermomix, que amasando es un portento.



A continuación os enseño los panes, este primero y los pequeños, son con un 70% de harina de trigo y un 30% de harina de centeno. La harina es una que ya viene así mezclada y venden en Mercadona como Pan Rústico. Estaba bueno, pero es un pan denso, creo que necesitaba más aire, que hubiera conseguido con un mayor tiempo de levado.

Y el último pan es una maravilla preparado con masa madre, harina de fuerza, de trigo y olivas negras. Es una receta de Thermomix y queda espectacular en cuanto a sabor y aroma.

Si no tenéis la Thermomix, seguro que puede adaptarse la receta, para amasar a mano.




Las galletas de mantequilla son un clásico del mundo horno, así que me vine arriba y preparé un montón, bañando algunas de ellas en chocolate negro.


Estos panecillos se llaman scones, y son un clásico a la hora del té, en Gran Bretaña. Son blanditos y admiten rellenos dulces o salados.


Y para acabar, la joya de la corona, unos rollitos de canela, o Cinnamon Rolls que he preparado por primera vez y han quedado perfectos, deliciosos, de vicio, de repostería de las buenas. 

Y que os recomiendo que hagáis para dejar flipando a quien los pruebe.


Y de momento esta es toda la crónica horneadora, y es que sin horno no se puede vivir.









sábado, 3 de noviembre de 2018

474.- ACTIVISTA DE SOFÁ Y" FILÓSOFÁ" DE FACEBOOK.

Activista de sofá o "filósofá" de Facebook, que tanto da.

¡Qué cansancio por Dior! Y no es nuevo este fenómeno. Hace años, desde el auge de Facebook, vemos y leemos posts  que comentan artículos sobre los más diversos temas, desde la homofobia, la iglesia católica, la pederastia, el veganismo, el pan auténtico, la contaminación medioambiental o la lactancia materna.

Y venga a comentar, venga a opinar, venga a querer sentar cátedra, sobre temas que desde bien lejos se observa que no se tiene ni repajolera idea. Y así pasan las cosas.

Que se programa una manifestación contra la homofobia, por un ataque a una pareja gay. Pues no puede ir la comentarista sabionda, pero escribe un párrafo de garrafón, de 20 lineas sobre el tema y se autoproclama abanderada de todas las causas LGTBIQ, aunque no tiene ni idea de qué es la I y tampoco entiende la Q. 

Para el próximo martes hay una concentración en la puerta del Ayuntamiento en contra de la violencia machista. ¡Mierda! Tiene "cosillas" que hacer, pero quiere dejar constancia de su implicación en este tema, y teclado de móvil en mano y mando de la tele en la otra, escribe una breve reseña de apoyo con un par de "porqueyo".

Las prospecciones petrolíferas, la tauromaquia, el machismo, el feminismo, la puesta en marcha de las escaleras del barrio, el despido de los empleados de la central hidroeléctrica, el cierre de la envasadora de mangos, la utilización de tejidos ecológicos, el cambio de horarios de misas, la construcción de una sinagoga...Todo le preocupa facebookísticamente hablando.

Y claro, queridas. Todo eso aburre y cansa. Pero ese es el menor de los males. Porque en muchos casos da igual, pero en otros, se trata de temas muy delicados que no deben ser nunca tratados con frivolidad ni con desconocimiento, en plataformas a las que accede muchísima gente, y no toda con la misma capacidad de discernimiento.

Parece que Facebook está de capa caída, pero el peligro continúa, siempre les quedará Instagram y Twitter.

Solución, ninguna. Porque a ver quien es la linda que convence a cada una de estas "filósofás", de sus innecesarias aportaciones. Quien les explica la importancia y la belleza del silencio y del saber leer y escuchar voces realmente enriquecedoras.

Y para acabar, humildad. ¡Qué importante!


Hipatia de Alejandría.









viernes, 2 de noviembre de 2018

473.- SERIES. RÉQUIEM.


Pues me ha dado fuerte con las series de terror, y me he visto este último fin de semana una cortita, de seis capítulos de apróximadamente una hora cada uno. De momento sólo hay una temporada. Tiene un final que da mucho juego para otra tanda de capítulos.

Ya sabréis que un Réquiem es una composición musical que se hace para acompañar la liturgia de la misa de difuntos.



Así que ya podéis imaginaros de que va la serie. Muertos, fantasmas, casa encantada, misterios de infancia, desaparecidos...Tiene de todo para engancharte. Puede verse .

Sirve, igual que La Maldición de Hill House, para continuar la reciente fiesta de Halloween, castañada, finaos o como queráis llamar y celebrar la noche del 31 de octubre.

Yo voy a intentar cambiar de género y dejar el terror aparcado un tiempo, que si no me voy a saturar.

Igualmente os la recomiendo, porque sin ser una obra maestra ni de culto, está bien, entretiene y sorprende. Aviso, da bastante miedo, sobre todo si sois asustadizas.



Aunque como decía mi abuela Lola, que te den más miedo las vivas que los muertos /as.
Y como en muchas cosas, tenía razón.

En fin, que es un buen plan para el viernes, si no os apetece salir y estáis más de rollo sofá / manta. Qué lo entiendo.






miércoles, 31 de octubre de 2018

472.- RESUMEN DE OCTUBRE.


No estaba yo muy convencida, cuando el mes pasado publiqué el resumen de septiembre aquí, de repetir en octubre.

Pero aquí estoy, manos en el teclado, para resumir mi mes de octubre.

Octubre es mi mes preferido de todo el año, y eso porque en nuestro hemisferio, octubre es el comienzo del otoño. 

Comienza por fin el tiempo de llevar medias, pañuelos y botas. Las mantas en el sofá, las siestas con edredón, los tés calentitos y la lluvia desde la ventana.

En el aspecto personal, pocas cosas han cambiado. Sigo a la espera de recibir mis pertenencias, que siguen en Barcelona. Pero ya queda menos y no me supone una gran preocupación. 

He visto, después de más de seis años, a una persona que sigue siendo muy importante en mi vida, porque compartimos 14 años y me hizo feliz. Mucho.

También este mes ha sido el de mi postal. Esther, del blog El Anafre, que os recomiendo mucho mucho, me ha enviado una postal preciosa de una obra del pintor Egon Schiele, que se trajo de su viaje a Viena, desde el museo Belvedere. Me ha encantado.

En breve recibirá la mía. He tenido algunos problemillas logísticos.

En cuanto al blog, he sido muy productiva, me despisté un poquito en la tercera semana, pero me he vuelto a poner al día.

A continuación os dejo un breve resumen de los que han sido mis post's de este mes, por si os habéis perdido alguno, o si os apetece volver a leer otros.

458.- PRECARIEDAD. Sobre la situación económica, social y laboral en España. Y la necesidad de un cambio estructural profundo.



459.- EL TAMAÑO DE LAS BOTELLAS. Los curiosos nombres de las botellas de vino según su capacidad. 
Muy útil, de cara a las próximas festividades.


460.- LOS VIERNES UN CÓCTEL  Otra opción de cara a las fiestas, o simplemente para cuando nos apetezca. La mixología es complicada y gratificante.


461.- COCINAR CON CALABAZAS. Otoño y calabazas están íntimamente unidos. Dejo aquí unas recetas ricas para quedar muy bien.


462.- EL EGOÍSMO DEL DOLOR. Victimismo y tonterías varias.


463.- SERIES. SOMEWHERE BETWEEN. Una serie completamente recomendable.
La utópica posibilidad de cambiar nuestro pasado, para arreglar nuestro presente.


464.- SI. Aprender a quereros y a valorarnos mucho, para poder querer a otras.
No nos dejemos maltratar nunca.


465.- RESTAURANTE GRAN D'ITALIA Y CAFÉ DEL MAR. Comentario sobre un restaurante italiano y un local de copas.
Un sábado estupendo con una de mis hijas. 


466.- CELEBRACIÓN. NUEVA ETAPA. Porque siempre tenemos algo que celebrar. Más o menos importante, pero siempre hay que celebrarlo.


467.- SERIES. BROADCHURC. Otra serie que recomiendo que veáis. Muy buena.


468.- HIERRO. Algo tan simple y complejo a la vez. Ha significado mucho en mi vida y lo sigue haciendo.


469.- SERIES. LA MALDICIÓN DE HILL HOUSE. Estupenda serie de terror basada en una novela de Shirley Jackson. Si os gusta el género, os la recomiendo mucho.


470.- CASTAÑA- Al igual que la calabaza, la castaña es totalmente otoñal. Muchos recuerdos castañeros que me hacen sonreír, e incluso con los que se me escapa alguna lágrima. O muchas. 


471.- LUNES. Son un asco. Y lo sabemos. Y me da igual que alguna absurda me diga que es el día de la semana que prefiere. Porque es mentira.


También me ha dado el mes para reconocer la estulticia más aguda, la consciente falta de empatía, el victimismo de quien se pincha con una astilla y la autosatisfacción en la propia ignorancia  (es redundancia, pero lo hago para enfatizar). Todo ello cubierto con el peligroso velo de la irresponsabilidad.

 Y eso me hace sentir fuerte. Mucho. No puedo evitarlo. 

También tengo nuevas lectoras, a las que les agradezco que me lean con tanto entusiasmo. Dejadme comentarios y opiniones. Eso ya sería lo más.

Y esto ha sido un esbozo de mi octubre. 

Ahora ya casi en noviembre, espero resultados.


lunes, 29 de octubre de 2018

471.- LUNES.

No me gustan los lunes. Nada.

Nunca me gustaron. Ni cuando trabajaba los lunes ni cuando no trabajaba los lunes.

                  


Los lunes son días en los que la mala leche, la antipatía, el mal humor, el descontento y la desilusión, parecen desparramarse por los muros, por los edificios, los árboles, el césped de los parques, las marquesinas de las paradas de autobuses, las estaciones de tren, las salas de espera de las médicas y de las abogadas.

Hasta el cielo más azul y el mar más transparente, se cubren de esa lechosidad del lunes, que hasta huele a cuajo.

Son un asco los lunes.

Y no hay más.

                                     




sábado, 27 de octubre de 2018

470.- CASTAÑA.


De pequeña, en Las Palmas de Gran Canaria, había puestos de castañeras que vendían castañas asadas, comenzaba la temporada a final de octubre y se prolongaba hasta la Navidad, Fin de Año y Reyes. Estaban, por lo que yo recuerdo, en la zona de Triana y Parque de San Telmo. Y allí solíamos ir mi hermana y yo de paseo con mis abuelos.

Mi abuela también las preparaba en casa, cociéndolas en agua con matalauva (anises), estaban muy ricas.
Más tarde, cuando me fui a vivir a París, probé el Marron Glacé, castañas glaseadas. Un dulce muy francés y reconocido como una delicatessen muy gourmet. A mi me encantan.

Al volver a Canarias y ya casada, era costumbre insalvable, que mi madre me regalara por Navidad un bote de Marron Glacé de Cuevas. Buenísimas. Y mi amor de entonces, de siempre, también me las compraba, para darme sorpresas de esas que nos gustaban a los dos.


Con las niñas y los niños ya en el colegio, organizaban una fiesta a final de octubre, La Castañada, en la que nos reuníamos muchas familias y preparábamos entre todas un picnic y acabábamos con castañas asadas.

Entonces conocí la crema de castañas, con la que preparé algún pavo, perdíz y codorníz rellenos.
Después con mi novia vasca de muchos y bonitos años, recuerdo haberlas comido alguna vez por tierras de Euskadi interior, y también algún Marron Glacé de regalo inesperado con mucho amor. Y también recuerdo de aquella época el helado de Marron Glacé de "Los Alicantinos".

Durante mis seis años en Barcelona, me reencontré con la figura de la castañera, en la plaza que hay delante de la catedral. Y comprar una sartén llena de agujeros, que yo no había visto en mi vida, para poder asar las castañas en casa. Eran días de calor, globos y mucho amor.







Y ahora de vuelta a Canarias, estoy pensando en comprarlas y prepararlas todos juntos. Porque como me dijo un día mi hija mayor. Tenemos que seguir generando bonitos recuerdos. Y lo hacemos y seguiremos haciéndolo.

La vida no es una castaña.Vamos a comérnoslas.


viernes, 26 de octubre de 2018

469.- SERIES. LA MALDICIÓN DE HILL HOUSE.


Que me encantan las películas y las series de terror no es nuevo aquí. Y por eso, muchas veces me llevo grandes desilusiones, como la que os conté aquí, con la película La Monja.

Gracias a Netflix, he podido ver la serie "La Maldición de Hill House". Basada en la novela del mismo nombre, escrita por Shirley Jackson y publicada en 1959.



Da miedo, sobre todo los primeros capítulos, después te acostumbras y vas habituándote a los fantasmas. Como en la vida real, vamos.

Una familia de siete personas, una casa encantada y ya tenemos serie. Se han hecho muchas películas y series con estas premisas, y no siempre ha salido bien. Todo lo contrario, suele salir mal. Desde Amityville ha llovido mucho y sólo puedo destacar la primera temporada de American Horror Story, en cuanto a familias con viviendas extrañas.


Pero en esta serie, pues no lo han hecho mal del todo. Si os gusta el género y pensáis pasar el próximo fin de semana en casa, preparando Halloween, el día de los muertos, tortillas de calabaza, buñuelos, panellets, la castañada o lo que sea. Pues os la recomiendo.

Es entretenida con sobresaltos incluidos. 

Y si os ponéis intensitas, pues os hará pensar en la realidad de lo sobrenatural y la corta o larga distancia hasta la esquizofrenia.

Bueno, hasta aquí hoy. Feliz fin de semana y a disfrutar el viernes, que el cuerpo lo sabe.