miércoles, 23 de septiembre de 2015

322 .- BYE DOCTORA KIWI

La doctora kiwi es el nombre que me inventé hace unos meses en Instagram, para una blogera e instagramera.
Tengo mi blog desde agosto de 2011 y la conozco desde entonces, uno de los primeros blogs en los que comenté y también de los que desde entonces han estado en el listado de mis preferidos.
Pero ya está bien, se acabó el ocupar una posición en mi lista de blogs queridos, leídos y admirados.
Aquel blog fue durante mucho tiempo una lectura divertida, inteligente, ecléctica y todo ello gracias a su autora, una chica auténtica.
Ahora no se si aquella era la real o es ésta de ahora, que se ha vuelto prepotente, presumida, vanidosa, indiscreta hasta rozar el tema de la protección de datos, amante de los abrigos de pieles de pobres animalitos indefensos y todo ello con una muy baja o nula tolerancia a las críticas.
Ojo también con ciertos posts que pueden ser incitadores a la vigorexia y a la anorexia.
Esa sobreexposición es un peligroso ejercicio de orgullo y autobombo que ha destruido a aquella estupenda estupenda blogera. 
Es una pena.
Bye, a correr.

No hay comentarios: