sábado, 3 de septiembre de 2011

7 - LO TRANS EN "LA PIEL QUE HABITO" DE ALMODÓVAR




Ayer, día de su estreno en cines, vi la última película del director Pedro Almodóvar: "La piel que habito".
Su título ya me había resultado muy sugerente desde que hace unos meses se publicó en los medios de comunicación y me llevaba a pensar en uno de mis trabajos desde el año 2007, el estudio de la transexualidad femenina.
En muchas de las 18 películas que conforman la filmografía de Almodóvar como director, aparecen personajes de mujeres transexuales que responden al estereotipo social: prostitutas, atormentadas, dedicadas al espectáculo; características, reconocidas socialmente como femeninas, exageradas hasta la caricaturización.
En esta última película, no se si de forma casual o premeditada, Almodóvar hace un gesto, mucho más que un simple guiño, a la transexualidad femenina tratando de propiciar así la comprensión social de esta realidad, afortunadamente cada vez más visible y normalizada, pero que sigue siendo controvertida y desconocida para muchos/as.
Dependiendo de la genitalidad con la que nacemos, la sociedad (familia, grupo de iguales, escuela, etc.) nos construye como hombres o como mujeres; pero ¿alguien puede pensar que somos hombres o mujeres solo por unas características anatómicas?.


El error no está en la naturaleza que nos dota de unos u otros órganos, sino de la sociedad que nos clasifica por ellos.
Almodóvar crea, a través del actor protagonista una persona perfecta, una especie de Frankestein bella. Y esa perfección no logra convencerla de ser quien no quiere ser ni de ser quien no es.



Debemos crearnos y recrearnos a nosotros/as mismos/as, de acuerdo con quienes queremos ser, con nuestros sentimientos, valores e identidades. Permitir que sea la sociedad o un tipo que la representa nos construya es dar pasos hacia atrás en contra de nuestra libertad y de nuestros derechos como personas.
Aún estoy reflexionando sobre si la película me ha gustado...
¿Y a ustedes si ya la han visto, qué les ha parecido?

Saluditos

3 comentarios:

Tula Malcriada dijo...

Tengo unas ganas de verla!! Muy buena crónica.
Besos!!!

anita dijo...

Estoy esperando a que venga Mr. Mustache a Madrid para verla, pero me muero de ganas!!! Me ha gustado mucho tu crítica.

Anónimo dijo...

Vengo tarde, pero me quedó la misma sensación: logra que uno entienda - o se acerque por lo menos un poco a entender - lo que es sentirse encerrado en su propio cuerpo. No sé si me gustó o no la peli, porque es difícil de ver en momentos, demasiado rebuscada o, no sé, ¿perversa? pero la sensación que deja es de entender un poco algo que la mayoría del tiempo parece inentendible.