jueves, 3 de octubre de 2013

193 - LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE X : NINGUNA





Escena de la película "The Miracle Woman" dirigida por Frank Capra en 1931
Puedo decir que soy adicta al Facebook, me gusta leer mi muro y el de los demás, ver fotografías y compartir enlaces. Tengo un número de "amigos" considerable, teniendo en cuenta que la mayoría de estas personas no son amigas mías, sino conocidas que en algún momento de nuestras vidas hemos coincidido.

Hay incluso personas que ni siquiera conozco físicamente.

De todas estas personas hay quienes por diferentes razones llaman mi atención y acostumbro leer sus enlaces y comentarios.

Hay cosas divertidas, interesantes, serias e incluso aburridas de solemnidad.

Comienzo a notar que aparecen en Facebook una especie de predicadoras, de anunciadoras e informadoras de sus ideas, de las suyas propias, de esas que nadie te pide que compartas, de pensamientos sin cimentar, sin base ni cabeza, es decir, sin forma ni utilidad alguna. Rollo panfletario aprendido de resúmenes en wikipedia y comentarios de texto en "el rincón del vago"

Pensamientos peligrosos de ser divulgados, pensamientos que cuando se escuchan suenan a xenofobia, clasismo, egolatría y afán de protagonismo. A carencia absoluta de solidaridad y empatía.

Y lo habitual es no hacer comentarios, pasar la vista rápida por encima, y continuar con otra cosa. No obstante, en ocasiones el disparate es tan monumental que llama la atención de tal forma que no puedes hacer otra cosa que detenerte y leer. Y volver a reafirmar y caer en la cuenta de que hay personas que no cambian, que no aprenden, que son incapaces de ponerse, unos segundos al menos, en la piel de otra.

Hay miles de lugares en el mundo a los que emigrar si el sitio en el que vives, las personas con las que compartes espacio geográfico y cultural no te gustan.

En muchas ocasiones puedo contrastar que no se trata de malicia, es simplemente algo tan básico como la ignorancia y la estulticia. 

Estas características suelen ir envueltas en el packaging de la pedantería, es decir, en hacer inoportuno y vano alarde de erudición sin tenerla.

Y muchas me dirán, pues limpia el Facebook. Y si, sería lo más conveniente. !Pero y lo bien que yo me lo paso (a veces), con estas payasadas del tres al cuarto, reafirmando la idea que yo tenía¡




3 comentarios:

Micaela Ortega dijo...

holaa!! te he nominado para los premios liebster award ^^ si quieres saber mas : http://elbolsillodemica.blogspot.com.es/2013/10/liebster-award.html
me encantaria que participaras!
un beso =)

Disfrutando la treintena dijo...

Hay personas que hacen suyas ideas, comentarios o pensamientos que leen o oyen de otros, y que muchas veces hablan de ello sin realmente saber lo que eso significa... ignorancia y pedanteria, como tu bien dices.

Con este tipo de gente lo peor es prestarle atención y engrandecer todavía más su ego! Eso si... si te divierten sus payasadas, ¿por qué privarte de ese gustazo?

Feliz dia guapa!

Tula dijo...

Mira, al final el Facebook se usa más para cotillear que otra cosa, jjjjj, o al menos yo! Y sí, yo tamibén tengo a un par de gilipollas por ahí que de vez en cuando me hacen reír con sus gilipolleces, así es que no los borro. No, hombre, no!