jueves, 10 de diciembre de 2015

327.- COCINA DESPACIO.

Me he creado una necesidad yo solita y llevo unos días casi obsesionada con esta olla.
El movimiento CrockPot crece en España y cada vez somos más quienes conocemos las ventajas de la cocción lenta a baja temperatura y que respeta nutrientes y sabores.
Sabores que nos trasladan al mundo de los guisos, caldos, sopas y potajes de antaño, concentrados, sabrosos y con el fundamento que tiene la cocina tradicional, la de nuestras abuelas.
Una olla CrockPot es una aparato eléctrico en forma de cacerola redonda u ovalada, dentro del cuerpo principal hay otro recipiente cerámico en el que se cocina y al que llega el calor a través de una resistencia oculta en la carcasa.
La temperatura de estas ollas tiene tres posiciones, alta, baja y mantener caliente,
Este tipo de cocción es larga, mucho, pero el resultado es espectacular, durante la cocción no hay que preocuparse de nada más, puesto que no hay evaporación y es prácticamente imposible que los alimentos se quemen, siempre que respetemos las condiciones de uso especificadas por el fabricante.
A pesar del largo tiempo de cocción que requieren los alimentos en estas ollas, el consumo eléctrico es mínimo, no es un electrodoméstico que incrementará nuestra factura de electricidad y por el contrario, su consumo es tan escaso que si lo utilizamos para todas las preparaciones que podamos adaptar a esta cocción, posiblemente notemos un descenso en el gasto de electricidad o gas.
CrockPot es una marca, pero se ha generalizado el nombre y existen ollas de otras marcas que cumplen perfectamente con la misma función. A mí me gustan mucho las de Andrew James.



Entre reconocer los beneficios de esta forma de cocción ha sido sencillo debido a la objetividad de los razonamientos de sus usuarias y usuarios, decidir comprar una de estas ollas es más complicado. No es un producto que en España se venda en tiendas físicas, y sobre todo por el tema del tamaño me cuesta hacerme una idea del espacio que ocupará en la encimera. También está el tema de la capacidad, las hay desde 1 litro hasta 8 litros.
La tapa puede ser opaca o de cristal y la forma redonda u ovalada.
Y en estas estoy, decidiendo marca, tamaño, capacidad y forma, aunque creo que me decidiré por una Andrew James ovalada, tapa de cristal y de no menos de 5,5 litros.
Hay un blog estupendo en el que nos aclaran cualquier duda sobre uso, temperaturas, gasto energético, tiempos y recetas, es de los pocos recursos que existen en español sobre este tema, también hay Instagram y Facebook.
Dejo enlaces por si queréis profundizar y se os crea una necesidad como a mí.

http://www.crockpotting.es/
https://www.instagram.com/crockpotting/
https://www.facebook.com/slowcrockpotting
https://twitter.com/Crockpotting

Y si alguna de vosotras ya conocía estas ollas y este tipo de cocción, me encantaría conocer su experiencia. Yo, si finalmente tomo la decisión, enseñaré los resultados aquí.







2 comentarios:

Marta M. dijo...

Hola. no tengo estasollas pero seguro que van fabulosas para la cocción lenta. Ya nos contarás.

ro dijo...

Yo estoy detrás de una de estas desde hace bastantes meses, y me voy a pedir una a los Reyes Magos...

Besos.