domingo, 9 de junio de 2013

152 - CORTANDO JAMÓN



La propietaria del Bar Borneo Barcelona, nos comentó hace unas semanas la posibilidad de organizar un curso de cortadoras de jamón, impartido por el estupendo profesional Jordi Aguilera.




Y nos entusiasmó la idea, así que ayer sábado a las 13:00 horas, hemos comenzado a aprender un poquito del delicioso mundo del jamón ibérico.


Dentro del jamón ibérico existen actualmente 4 variedades:


  • Cebo
  • Cebo de campo
  • Recebo
  • Bellota
El mejor y más caro es el Bellota, y ello se debe a la alimentación del animal y al trato que se le da al mismo.




Cortar jamón es difícil, y si no recordemos esas patas que nos regalaban o comprábamos por Navidad y parecían despellejadas a mordiscos, cortadas con cuchillos sin afilar y finalmente aprovechadas para caldos y croquetas.



No hay que olvidar tampoco que una pata de jamón acabada puede convertirse en un arma letal, volvamos al pasado y evoquemos la imagen en la que Carmen Maura mata a su marido de un golpe con el hueso de la pata  en la película "¿Qué he hecho yo para merecer esto?". Igual lo que había hecho la pobre fue por comprarse un  Navidul, no le sentó bien y se volvió la mujer un poquito violenta.



Para estar tranquila, relajada y sobre todo llevar una buena convivencia con la pata de jamón que reposa sobre el jamonero es fundamental saber cortarla y aprovecharla al máximo posible, que no están los tiempos para tirar nada.



Estuvimos más de cuatro horas, aprendiendo, cortando, comiendo, bebiendo y hablando.





Éramos nueve personas además del profesor y el tiempo se pasó volando. Unas horas en muy buena compañía, aprendiendo y divirtiéndonos.

Gracias a Ana por poner su local a disposición de las personas asistentes al curso, por su amabilidad y estar en todo momento pendiente de que todo estuviera perfecto.

Gracias a Tatiana, por su acertadísima elección de los vinos. Ostatu, un tinto Rioja y el vino de Manzanilla "La Jaca", sorprendente para quienes nos gustan estos vinos generosos.

Y gracias a todas las demás participantes, por simpáticas y divertidas, a Carme y Lola por los pasteles de la Hoffman, a Amelia, a Giovanni y por supuesto a Jordi, estupendo profesional y docente.

(VIDA en plena faena, qué bien corta la niña).

VIDA y yo estamos pensando comprarnos una patita de bellota y así seguir practicando.

2 comentarios:

Espanice dijo...

Bueno bueno cómo me ha gustao esta entrada. Eso es reunir aprendizaje y buena vida. Excelente, ahora habrá que seguir con las prácticas y comprar un buen jamón para entretenerse en el corte...

jordi aguilera dijo...

Aunque todos lo comemos,es un producto bastante desconocido mediante estos cursos se intenta que el consumidor final sepa de donde procede esta joya gastronómica y pueda elegir entre las mejores piezas.