martes, 9 de febrero de 2016

334.- JOC TALTAVULL. POETA.


Joc es juego en catalán.

Y él se llama Joc. Joc Taltavull.

Sus padres tuvieron la fantástica idea de llamarlo Joc.

Y el juego es entretenimiento, en el que se gana o se pierde y aunque en ocasiones puede tratarse de una actividad intrascendente, y eso es bueno, otras veces es la única actividad que se nos permite realizar en la vida, en una vida intrascendente que no ambiciona la trascendencia y que en el refugio de la humildad se desarrolla, hasta convertirse en algo grande, algo importante que nos reconforta y nos hace felices.

Joc es DreadJocker, un DJ que pincha Reggae del bueno, que disfruta con lo que hace y lo transmite a través de la música. Es un hombre que sabe serlo, de los buenos, de los sensibles, de los que te hacen sentir bien a su lado.

Joc vino un día a pinchar a El Bombín Bar Bodega y nos enamoró, por su música y sobre todo y lo más importante por la gran persona que es, por su sonrisa ancha, como la de Amanda en la canción de Victor Jara. Por su sencillez y esa humildad sin tonterías, nada que ver con las "siete virtudes" del catecismo, una humildad trascendente, una humildad que juega con el saber quien es, con lo que sabe que sabe.

Y Joc se ha quedado. Se ha quedado en nuestras vidas, porque es eso que encuentras sin saber que lo buscabas.

Y Joc es poeta, un verdadero y auténtico poeta. Esto lo descubrí por casualidad, con mi habitual incredulidad y mi aún viva capacidad de sorpresa. Y es esta parte de él, la más grande, la que refleja, cuando lees su obra, la persona que es.

Joc tiene mucho pudor a leer su obra, y permitió que yo leyera en voz alta alguna de sus poesías. Poesías que te remueven, que te tocan el alma, el corazón y la mente. Poesías que hacen asomar una lágrima y una sonrisa.

Nos perdemos, en innumerables ocasiones, el poder leer literatura buena, por la tiranía de las editoriales que prefieren publicar lo fácil, lo comercial, antes que la calidad de lo íntimo aunque desconocido. La cobardía de las grandes editoriales que se venden al libro de recetas healthy, las novelas pajilleras y las memorias desmemoriadas.

Yo apuesto por Joc, porque para mí la poesía es la libertad de la persona, la forma más complicada para el autor y para el lector de permitir que le hagan el amor con la palabra, de dejarse ir y de gritar de placer aún en silencio.

Que te acaricien con palabras escritas, que te follen con la palabra, que sientas el placer en la piel, en la garganta, en los ojos y en lo más íntimo.

Sólo me queda dejar aquí un pequeño regalo de lo que es Joc, de como escribe y de como siente.

"Declaro la guerra a los payasos que no arrancan sonrisas,
declaro la guerra a los amores que se truncan por no ser fuertes,
declaro la guerra a las canciones que no cantan ni cuentan nada, 
declaro la guerra a los labios de besos tímidos, 
a las noches sin abrazos,
a las camas que no albergan ternura, 
a las sábanas que no esconden pasión,
a las jaulas de pájaros y a las miradas vacías.
Declaro la guerra a las armas,
como las almas que promueven las guerras,
declaro la guerra a una cena romántica sin velas, 
a una noche sin estrellas y a una caricia
que no erice la piel.
Declaro la guerra a un mundo sin poesía,
a una mañana sin sonrisas y a todos
los otoños que no inviten a cierta melancolía".



"...Últimamente suelo dormitar 
en el lado derecho de mi cama,
aquella que hasta no hace mucho
no sólo fue mía.
Intentando por precaución
no caracolear durante mis sueños
por miedo a caer al vacío del recuerdo,
caída libre sin paracaídas,
ni caricias, 
ni abrazos,
ni besos ni cariños".


"...El cielo ha empezado a llorar pero mis ojos ya no quieren llover,
porque mi sonrisa despeja cielos donde antaño vivían nubes
que llenaban de musgo mi alma".


"...Ella vive en la calle del amor,
y teje mundos de fantasía suavemente,
con la paciencia de una princesa prometida,
con dedos de pincel, maestría heredada
desde los tiempos del amor sin remedio".


"Corre conmigo,
pienso escapar y pienso
hacerlo hacia tí".


"Para el amor o para la guerra, 
con sábanas limpias o sábanas sucias, 
sobre cuatro patas o recostadas en el suelo, para compartir y para la soledad".


"Escondidos detrás de su novel timidez,
ocultos entre sus tiernas sonrisas,
bajo almendros
o sobre puentes inestables,
se declaran suspiros y manifiestos, unos a otro,
los dos juntos y secretos,
dueños de su carnal tiempo".


"Me acuerdo mucho de tí,
me acuerdo cuando llega la noche
y luego se va,
y me deja recuerdos quizá soñados
de tí y tus jardines de flores de papel,
y me pongo a jugar al aire y sus colores,
para entretener tus besos que no llegan".


"Y así no me daña el recuerdo de tu ausencia
y recuerdo que te quiero, te quiero y no hay más".      


"Todos los rincones de ella me rodean,
sus esquinas con su amor ausente
observan mi desaliento,
su silencio y su huida sin sentido
golpean mi corazón
y arañan mi alma".


"Me maldije por buscarte y tener que tropezar,
me maldije por no verte y tener que llorar,
me maldije por tenerte y tener que perderte,
y te maldije por darme luz
para después, de un portazo que retumbó en mi corazón, 
dejarme con la esperanza a media luz
y aquellos dos dedos de cera para el consuelo".


"Ven a mí y ya está,
sin más secretos,
sin más pretextos,
sin más contextos que tus brazos de noche alumbrados,
farolas que guían mis besos abandonados, 
luces como luceros para marineros extraviados".


"Y de tu mano brota el manantial de mi savia,
la primavera de mi corazón".



1 comentario:

dreadjocker dijo...

"...no sé lo ke te debo, pero lo ke no sé...sé ke es muchísimo.." M.Benedetti.