miércoles, 28 de agosto de 2013

179 - COCINITAS (III)

Compré una bolsa de tomates secos porque cada vez que me los ponen en alguna ensalada o plato de pasta me parecen deliciosos, con una textura suave y un sabor intenso. Servidos directamente de la bolsa o remojados unos minutos en agua o aceite no quedan bien.


Llevaban en casa algún tiempo y hoy VIDA me ha explicado el procedimiento para embotarlos y prepararlos para que estén tan ricos como los que hemos probado.

Y dicho y hecho, nos hemos puesto manos a la obra.

  1. Esterilizar el tarro de cristal.
  2. Dejarlo secar hacia abajo, sobre un paño limpio.
  3. Rellenar el tarro con los tomates e intercalar unas hojas de albahaca fresca, dientes de ajo cortados por la mitad y hierbas provenzales en polvo.
  4. Llenar el tarro con aceite de oliva 0,4º, hasta que cubra los tomates, pero sin llegar al borde.
  5. Cerrar el tarro.
  6. Introducir el tarro en una olla con agua y dejar que hierva hasta oir un "paf", eso significará que en el tarro se ha hecho el vacío y su contenido se conservará perfectamente.
  7. Guardar en un lugar oscuro, fresco y seco.
  8. Consumir pasadas unas tres semanas, pero puede durar mucho más tiempo sin abrir.
  9. Una vez abierto el tarro, conservar en el frigorífico.
  10. El aceite puede utilizarse posteriormente como aliño de ensaladas u otros platos.






4 comentarios:

Espanice dijo...

Esto me lo apunto ya. Merci!

ro dijo...

Yo los he comprado a veces ya en aceite y están muy buenos.

Besos.

MERY POPLAND dijo...

Nunca los he probado! pero la verdad que tienen que estar buenísimos, y hasta el aceitito se puedo aprovechar..mmmm

Fani TT dijo...

Tienen una pinta deliciosa pero para una manazas de la cocina como servidora mejor los compro envasados.

Besitos!!!!