sábado, 19 de noviembre de 2011

30 - REFLEXIONANDO (01)



Las gafas oscuras, también llamadas de sol (¿?) son ese complemento que para mí es imprescindible, en invierno y en verano.
Nunca salgo sin ellas y solo me las quito cuando anochece o cuando estoy en sitios cerrados.
Si cuando salgo de casa se me olvidan (cosa infrecuente), vuelvo a buscarlas y si ya estoy muy lejos, pués me voy a alguna tienda y me compro unas low-cost.
A lo largo de los años y gracias a mi constancia gafil, no tengo "patas de gallo".
No soy coleccionista de nada, pero hay cosas que me gustan de las que tengo muchas, y una de esas cosas son mis gafas.
Aquí si que hay modelos auténticamente vintage, algunos de mercadillo, regalos de revistas y varias de las buenas de verdad.
Grandes y pequeñas, casi todas negras, alguna atrevida y todas, todas muy usadas porque me encantan todas y cada una de ellas.
Muchas están colgadas en este invento que vimos hace años en la serie "Nikita", un cable de acero colocado de lado a lado de una ventana. Me encanta porque así están siempre a la vista. Las más nuevas las guardo en sus estuches.





2 comentarios:

anita dijo...

Este post recuerdo que dijiste que lo harías cuando os enseñé las gafas de mr. Mus.! Tú también tienes una buena colección, pajarita...

Conchy P.Vázquez blogpasionporlavida@gmail.com dijo...

Si Anita, este post estaba pensado desde que tú sacaste la colección de Mr. Mus. Saluditos.