miércoles, 13 de noviembre de 2013

204 - CINE GASTRONÓMICO (2)


Tal y como conté aquí, voy a ir publicando una serie de recetas que aparecen en películas en las que se aborda la gastronomía como parte esencial del argumento.

Esta vez le ha tocado a la película "Un toque de canela", película griega del año 2003 en la que se narra la vida de una familia griega antes y después de ser expulsada de Turquía.

El abuelo tiene una tienda de especias en donde el nieto, desde pequeño, aprende a diferenciar aromas, dote que emplea también para cocinar desde muy niño.

La receta que he preparado es la de albóndigas. He investigado para ver si como en otros casos existe, tal y como se preparaban en la película, pero no. En diferentes artículos se habla de albóndigas con canela y salsa de tomate, pero a mí me parece que en la película no le ponen tomate.

Vamos, que he inventado y puedo certificar, y VIDA también, que están exquisitas, suaves, delicadas, exóticas y que me salgo cocinando.
No tengo abuela.

Para 40 albóndigas del tamaño de una canica (boliche) de las grandes:

500 gramos de carne picada (mejor dos veces), me pusieron 20% de cerdo y 80% de ternera.
Ponemos la carne en un bol grande y le añadimos 40 gramos de piñones molidos (en la Thermomix quedan en polvo, perfectos), sal, pimienta negra, un huevo y un toque de canela.
Se forman las bolitas y se pasan por harina.
Después se fríen en aceite de oliva y se dejan escurrir sobre papel  absorbente.
En una olla, mejor si es Le Creuset, se ponen un puerro, una cebolla tierna y una zanahoria, todo picado en juliana, se saltean las verduras con aceite de oliva vírgen y se salpimentan. Se dejan hasta que se ablanden con la olla tapada. 
A continuación se añaden las albóndigas, se flambea con un poco de brandy o cognac y se cubren con caldo.
Se dejan cocer durante 30 mnts.
Yo las acompañé con un arroz basmati.

La cantidad de canela decididla vosotros/as, pero no hay que pasarse, debe notarse en el sabor de la carne como algo tenue, que nos evoque la niñez, pero no el arroz con leche de nuestra abuela.

Cocinar con especias que en nuestra cultura se asocian a los postres y dulces es complicado porque nuestros paladares no están acostumbrados a ello, sin embargo, si somos prudentes en las cantidades, el resultado es delicioso.

Y, sobre todo no pongais más canela en la salsa.

Ya me contaréis.


Ahhhhm y perdonad mi insistencia, pero si no me habeis votado aún podeis hacerlo en este enlace. Muchas gracias.



3 comentarios:

MERY POPLAND dijo...

Votada!!
Nunca me hubiera imaginado poner un poquito de canela a las albóndigas! A mí me chifla la canela, tiene que estar muy bueno....
Besos

Cecilia Pascual dijo...

Esta idea de hacer recetas de pelis, me parece genial. Vi esta peli hace un tiempo y me gusto mucho.
Me gusta mucho tu blog y los temas que tratas, asi que me quedo por aqui para no perderme nada.
Te dejo el mio por si te apetece pasarte, entre otras cosas, hablo de pelis.
http://mivida-enblog.blogspot.com.es/
Un abrazo!

Isthar dijo...

Esta la ví...La receta no la he hecho, pero me llega el olorcito.
Besos